Guarequena y una difícil decisión. Por Angie Lozano

La ahora exrepresentante diplomática de Venezuela en Chile, Guarequena Gutiérrez, de profesión abogada y técnico superior en Administración, llegó a este país en septiembre de 2018 y en seguida hizo contacto con los representantes de su partido, Acción Democrática, organización a la que pertenece desde muy joven por la influencia de su padre, quien fue gobernador en el estado de Amazonas.

Su historial como activista política partió en la Universidad de Carabobo, donde formó parte del movimiento estudiantil, para después enrolarse en AD, partido socialdemócrata cuyos dirigentes fundadores se les considera como precursores del período democrático que vivió Venezuela desde 1958 hasta la llegada del chavismo.

Sin embargo, después de 40 años, el propio desgaste de la colectividad fue usado como argumento por Hugo Chávez para ganar la Presidencia de la República. AD es miembro de la Internacional Socialista, coalición de la que también forma parte Voluntad Popular (VP), entidad que lidera el Presidente Encargado por la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó.

En el Parlamento ocupó el cargo de Directora de Administración y Finanzas antes de emprender el viaje a Chile por razones de hostigamiento político al que era sometida en Venezuela. Por lo mismo, en este lado del continente, se enfocó en atender la situación de los refugiados y migrantes venezolanos, como también a fortalecer la construcción de redes de apoyo en el extranjero.

Fue a numerosos encuentros con partidos políticos y tuvo un acercamiento directo con el Presidente Sebastián Piñera y miembros de organizaciones civiles y sociales de venezolanos en Chile, para coordinar esfuerzos en aras de mejorar el proyecto de Ley de Migraciones y llevar a cabo acciones que hicieran que el impacto de esta legislación fuera lo menos traumática posible.

Aunque Guarequena logró ciertos avances para los venezolanos residentes en Chile, su trabajo se vio limitado por la falta de recursos y reconocimiento diplomático. Aun así, siguió trabajando por más; concretó acuerdos con distintas notarías que permitieron facilitar trámites a los ciudadanos venezolanos, además de trabajos en conjunto con diversos centros de estudios y transformarse en la portavoz de la lucha por derrocar la dictadura de Nicolás Maduro.

El pasado 31 de mayo hizo pública y oficialmente su decisión de abandonar el cargo como representante diplomática. Sin perjuicio de aquello, como Chile es un país con políticas migratorias establecidas, deberá continuar el proceso de otorgamiento de visa definitiva por el canal regular.

Bien sabemos que el Departamento de Extranjería ha digitalizado los procesos y que todo servirá para que los migrantes puedan estar regulados en lapsos comprensibles de tiempo, punto clave que seguramente estará establecido en la nueva Ley de Migración que se tramita en el Congreso Nacional.

Siguenos y Comparte
Tweet 20
Instagram
YouTube