Mas diálogos y menos acusaciones. Por Rodrigo Toledo, presidente PRI Región de Los Lagos

A propósito de la acusación constitucional contra la ministra de Educación, Marcela Cubillos, que presentaron los diputados del Partido Socialista, creo que es necesario analizar algunos puntos.

Por una parte, la oposición ha tratado los temas relacionados a los cambios de la malla curricular de manera antojadiza. En concreto, busca confundir a la opinión pública para que no logre diferenciar entre lo que es una política de Gobierno versus una política de Estado. Esto por la labor del Consejo Nacional de Educación (CNE), estamento que como ustedes saben estuvo a cargo de estas modificaciones, pero que en su funcionamiento es autónomo, políticamente transversal y que viene trabajando desde muchos antes de la llegada del Presidente Sebastián Piñera a La Moneda.

Y es que, al parecer, esa misma oposición no entiende que estas continuas pasadas de cuenta hacia algunos ministros no hacen otra cosa que aumentar la desafección que existe entre la política y los ciudadanos, porque son estos últimos los que tienen claro que a través de acusaciones constitucionales poco y nada se puede avanzar en la solución de los problemas reales que los aquejan. Es por eso que hoy quienes gozan de una mayor popularidad son los alcaldes, situación que no ocurría en décadas pasadas.

Sin embargo, lo que más llama la atención es la casi nula tribuna que ha tenido la obligatoriedad de la asignatura de Filosofía en la nueva malla curricular. Por lo mismo, es aquí donde creo que es importante detenernos un segundo y preguntarnos el por qué pasó esto.

Acaso el debatir, discutir, analizar, disentir y cuestionar es algo poco importante en estos tiempos, más aún en una época donde reina lo políticamente correcto, el miedo a pensar distinto o a expresar diferencias por temor a recibir menos “likes” o insultos en las redes sociales y donde la conexión más personal se hace mayoritariamente desde un dispositivo celular.

Hoy es más importante pagar un viaje en muchas cuotas y no hacer un viaje hacia el interior de nosotros mismos para desarrollar uno de los elementos que nos pone en una situación de plena libertad, como lo es el pensamiento.

Claramente el ramo de Filosofía fue importante antes y lo será también en el futuro, pero dentro de un futuro en el que habrá una sociedad bastante más digitalizada y automatizada y donde la educación no debería estar solamente orientada a la empleabilidad.

De momento, esperemos que podamos desarrollar temas importantes como este, pero con más diálogos y menos acusaciones y shows mediáticos.

Siguenos y Comparte
Facebook
Instagram
YouTube